Fin de Semana Casi maratónico parte II

Viernes.- Medio desvelados vamos a trabajar… pero después de unos tacos de borrego, uno queda como nuevo… definitivamente lo mejor que tiene Chilpancingo es la comida… pero antes de eso se nos ocurrió “la maravillosa idea” de comprar los boletos para regresarnos a Acapulco vía telefónica… El plan estaba perfecto, salíamos de trabajar a las 3:30 y el camión a las 4:00 pero no contábamos que como era puente encontrar taxi era una labor casi imposible… así que nos fuimos en combi a las carreras… Una ves que llegamos a la terminal… me metí en medio de la cola a cambiar los boletos que reservamos… la verdad no volteaba a ver a la gente pero como que sentía que me miraban feo… total que a pesar de la falta de talento de la cajera nos pudo imprimir los boletos un poco después que anunciaran la salida….

Total que nos cortan los boletos y nos mandan al autobús 649… como pudimos lo encontramos y nos subimos… a mi se me hizo muy raro que no estuviera lleno… y hasta le dije a Fher si estaba seguro que era el camión… y me dice que si que hasta checo el numero… total que me dormí un rato… hasta llegar a la caseta de Acapulco, en donde mis sospechas se hicieron verdaderas… el muy cabrón de que corta los boletos nos mando al camión que va a la terminal diamante…

Yo no tendría ningún problema de ir por allá salvo que como están arreglando el Boulevard de las naciones… si por donde se inundó hace unos pocos meses… pues tardamos como una hora en llegar al centro…

Ya más tarde tenia que ir a la revista a seguir chambeando, el plan es que nos veríamos varios camaradas en la casa de Gustavo, como a eso de las 9… la chamba de la revista la estaba terminando un poco antes de las 12… cuando me habla Pablo preguntándome que si iba a ir donde Tavo y que ya estaba ahí la botella y no se que mas…

Total que a los 20 minutos llegue y solo estaba Pablo y Tavo… jaja que puntuales todos… la mayor parte de la banda llego un poco antes de la 1…. pero bueno… ahí estuvimos hasta que se termino la botella y que el Omar hiciera que Tavo nos corriera… bueno ya eran como las 4 y hacían mucho escandalo… así que rematamos en la cantina más grande de Acapulco… es decir Sinfo… de ahí platicamos con otros borrachos como nosotros que nos encontramos…. hasta que vimos que ya estaba por amanecer y nos vamos con el Aldo y Lalo…. que eramos los que habíamos quedado a esa hora… todavía le seguía mentando la madre al que corto los boletos… por cierto

Read More